Noticias Kyopol

0

Wang Shih Ming, reconocido maestro de caligrafía y de «Sumi-e» -pintura tradicional con tinta sobre papel-, ha elaborado para nuestra asociación una pequeña obra de arte.

Los Kanjis que ha caligrafiado Wang-sensei son los que componen la palabra japonesa «Kyo Sei», cuyo significado es «todos viviendo juntos y trabajando por el bien común».
La primera vez que oímos este término quedamos fascinados de que en dos sílabas los nipones fuesen capaces de expresar tanto a la vez, y lo atribuimos a esa especial disposición hacia la colaboración y hacia el trabajo coordinado que todos asociamos con la cultura japonesa.
Fue por ello que elegimos «Ciudades Kyosei» como nombre para nuestra asociación: queríamos construir un sistema que ayudase a crear ciudades cuyos habitantes no sólo conviviesen unos con otros, sino que disfrutasen trabajando juntos por el bien común.

Nuestro proyecto principal, de creación de un sistema de Software Cívico que facilite y favorezca la participación ciudadana, la implicación civica y la activación social en el nivel municipal, fue así llamado Kyosei Polis, o «Ciudad Kyosei».

Y al propio sistema decidimos denominarlo con el acrónimo KyoPol.

No fue hasta pasado un cierto tiempo, por cierto, que nos dimos cuenta de que, en realidad, también tenemos un término para designar esa noción de «vivir juntos cooperando» en español. Y en inglés. Y en portugués… Y en muchos otros idiomas, en verdad.Parece que eso del «Kyosei» no es tanto un «misterio japonés»… sino una aspiración de todos los pueblos del hemisferio terráqueo, que ansiamos ser capaces de convivir y trabajar juntos, promoviendo el beneficio recíproco y común.

El vocablo español no es otro que: «simbiosis».

Por eso es que nuestra asociación, nuestro proyecto y nuestro sistema… buscan al fin una y la misma cosa: contribuir a que, entre todos, podamos crear «CIUDADES SIMBIÓTICAS».

Tuvimos la oportunidad de conocer al maestro Wang Shih Ming en la última visita que hizo a España, el pasado enero, para exponer sus obras en Zaragoza (aquí podéis verle en una demostración de pintado de un caballo).

 

Entre otras muchas cosas, hablamos con él de la asociación y sus proyectos, y no sólo nos transmitió su ilusión por que nuestros esfuerzos diesen fruto, sino que se ofreció a caligrafiar para nosotros esa nuestra «obsesión simbiótica». 🙂

Y así fue: poco después de que regresase a Kyoto, ciudad japonesa en la que reside el artista chino, recibimos por correo la caligrafía que aquí compartimos.

Agradecemos a Wang-sensei de todo corazón su generosidad, su apoyo y su ánimo. Trataremos de hacer honor a su presente y, como los caballos de sus dibujos… continuaremos «Running for the Dream».

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies